Razones por las que usar ApplePay

Puede parecerte mentira, pero, a día de hoy, todavía mucha gente se muestra reacia a comprar por Internet. El motivo no es otro que la inseguridad que les provoca realizar un pago por este medio. Entonces, imagina cuánta gente se sigue resistiendo a pagar con su teléfono móvil. Y todo, pese a que Apple Pay ha demostrado ya ser un método seguro y cómodo. E incluso teniendo en cuenta que hoy en día los móviles hacen de todo: te buscan el restaurante más cercano, cuentan tus horas de sueño, tus pasos, te permiten tener dos números en una SIM, te permiten conocer las medidas de una superficie determinada…

 

Pero si todavía no te has decidido a dar el salto, hoy te traemos algunos motivos por los que es una alternativa de pago interesante:

El día que olvidas la cartera

Aunque es pronto para poder pagar en todos los comercios con ApplePay, lo cierto es que siempre viene bien tener un método de pago alternativo. Imagina que te has dejado la cartera en casa, o que tu tarjeta da error. En este tipo de casos, pagar mediante tu teléfono puede salvarte.

Pago más rápido

ApplePay se vale de la tecnología NFC (Near Field Technology) para llevar a cabo los pagos, algo que es mucho más rápido que deslizar la tarjeta o tener que introducir un PIN.

Su propio Bizum

Puedes enviar pagos a tus contactos solamente teniendo su número de teléfono. Tan fácil o incluso más que aplicaciones como Bizum y similares. Además, mientras pagues con tarjeta de débito, no hay cargos extra -aunque existe un 3% para las de crédito-.

Cada vez se permite en más comercios

En los inicios de ApplePay, era difícil encontrar tiendas donde poder pagar con este sistema. Sin embargo, lo cierto es que, poco a poco, se van sumando más. Sólo en Estados Unidos, y en lo que llevamos de 2018, este servicio supuso una opción para el 60% de los minoristas. En España, por supuesto, Starbucks fue uno de los primeros en aceptarlo.

Es un método seguro

Este es el principal motivo por el que recomendamos su uso. Cuando hacemos una compra, los detalles quedan almacenados en Apple Wallet, y se alojan en un lugar seguro sin conexión a Internet, y que sólo se recuperan en caso de ser necesario.

Además, en contra de las tarjetas de crédito, encontramos que cada vez es más habitual el desarrollo de programas espía que las leen, y que es más sencillo clonarlas para realizar robos.

Con estas razones, ¿por qué no ibas a darle una oportunidad a ApplePay?