perro perdido beeper becada

Qué hacer si se pierde tu perro

Todos los dueños de un perro sienten el temor de que su amigo peludo llegue a escaparse y perderse en alguna ocasión. Por ejemplo, en un descuido durante el paseo. También es posible que alguien se deje una puerta mal cerrada en casa y que el can aproveche para salir a la calle… y ya no sea capaz de regresar. Y, claro está, no todo el mundo lleva a su perro con una beeper becada por casa, por lo que es difícil que, si se escapa, podamos encontrarlo enseguida.

Por este motivo, te damos algunos consejos sobre lo que deberías hacer en estos casos:

1- Avisa a la policía y a las protectoras

Es lo primero que tendrás que hacer. Envíales una descripción y unas fotos de tu animal para que sepan cómo es. Ten en cuenta que deberías hablar con el máximo de protectoras posibles de la zona, pues puede ser que ellas lo encuentren antes que tú.

Esto es especialmente importante en caso de que tu mascota no lleve el microchip. Algo que, por otro lado, debería tener… Y en caso de que lo tenga, avisa, también, al registro de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC). Así, si un veterinario le pasa el lector de chips, le saldrá un aviso que le hará saber que lo estás buscando.

2- Haz carteles

Y colócalos por las paredes de tu ciudad e, incluso, de la ciudad vecina.

El cartel debe tener una foto de tu mascota, un texto en el que se avise de que lo estás buscando, tus datos de contacto y la fecha y el lugar en el que se ha perdido.

También puedes avisar de otra información, como si llevaba un arnés o collar específico en el momento de la desaparición, e incluso, si ofreces algún tipo de recompensa.

3- Dónde buscarlo

Debes empezar por la zona en la que se ha perdido, aunque ten en cuenta que, según pasen los días, lo más probable es que se haya alejado, así que aumenta tu rango de búsqueda. Pide a tus familiares y amigos que te ayuden a buscarlo. Y recuerda que, cuando lo llaméis por su nombre, no debéis sonar desesperados ni enfadados; llamadlo con cariño para que, en caso de escucharos, no tenga miedo de acercarse.

Y, sobre todo, no desesperes: seguro que aparecerá.