pexels-photo-346796

¿Debería aprender inglés británico o americano?

Hace ya varias generaciones que tienen el inglés como asignatura obligatoria en sus estudios. Algo muy lógico, teniendo en cuenta la gran influencia de este idioma en la era moderna. Sin embargo, pese a que EEUU es el país de habla anglosajona con más poder, el inglés que se imparte en las aulas es el británico, considerado el “estándar” y más “puro”.

Por supuesto, si has estado en cursos de inglés en el extranjero, el dialecto impartido será, muy probablemente, el del propio país de destino. ¿Qué te podemos decir? Lo cierto es que depende de ti si quieres aprender inglés británico, americano, o si te interesa conocer las diferencias con el australiano.

Expertos de Cambridge English han tenido en cuenta esto y lo han estudiado desde distintos puntos de vista y herramientas que contribuyen a facilitar el aprendizaje. Asimismo, también han analizado el uso del vocabulario, de la ortografía, de los distintos acentos, etc., a la hora de usar esta lengua en cualquier parte del mundo.

La ortografía

En muchas ocasiones, el inglés británico y el americano tienen normas de ortografía distintas para las mismas palabras. Por ejemplo, en “practise” y “practize”, “color” y “colour”, “organise” y “organize”. Lo más curioso es que tanto Australia como Nueva Zelanda adoptaron la forma británica para algunas palabras, y la norteamericana, para otras.

El vocabulario

El inglés es uno de los idiomas con un mayor número de palabras. Por ejemplo, la palabra “big” (grande) tiene, en realidad, más de 50 sinónimos. Por ello, el diccionario es imprescindible a la hora de aprender esta lengua… y cualquier otra. Pero, a la hora de estudiar, todo experto te recomendará que utilices el monolingüe para aprender e interiorizar mejor cada concepto, en lugar de, sencillamente, traducir cada palabra.

Sobre los acentos

Lo cierto es que el acento no es tan importante como la capacidad que tengamos de comunicarnos en el idioma. Puedes hablar una variante estándar del inglés (el británico y el norteamericano son sólo dos de ellas) y tener muchos acentos. Lo realmente importante es saber que un acento no es mejor ni peor que otro; simplemente, debes centrarte en las habilidades lingüísticas que te ayuden a comunicarte.

Al final, sea cual sea la modalidad que escojas, lo importante es que seas capaz de comunicarte. Nunca insistiremos lo suficiente.

Deja un comentario