limpiar piscina mantenimiento

Claves para cuidar la piscina en invierno

El clima es frío, las hojas han caído y ya no queda nada de los cálidos recuerdos de la diversión del verano. Esta no es generalmente la época del año en que a la gente le gusta pensar en sus piscinas, pero sí es la más importante para prestarle atención con tal de evitar problemas innecesarios, así como las reparaciones costosas que vienen en la primavera.

Por eso, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones sobre qué hacer para cuidar de la piscina a lo largo del invierno.

La piscina deberá estar correctamente cubierta, pero eso no significa olvidarse totalmente de ella; debéis eliminar el agua y posibles escombros que se hayan acumulado encima de las cubiertas para piscinas.

El exceso de agua y el peso de la hoja pueden causar estrés innecesario en la cubierta y podrían provocar que la cubierta se rasgase o cayera. También hay que comprobar periódicamente el cable de la cubierta, para aseguraros que está bien apretado.

Qué hacer para el mantenimiento de la piscina

  1. Añadir un algicida para el invierno. En particular, uno que permanezca en el agua durante bastante tiempo. En el último día de uso de la piscina, haz funcionar la bomba durante 24 horas para que el algicida circule. A continuación, apaga el sistema de circulación de agua durante todo el invierno.
  2. Revisa el sistema de bombeo para prevenir el congelamiento. Drena el agua de la bomba, el calentador de la piscina y el filtro. A medida que las temperaturas comiencen a enfriarse, cualquier exceso de agua en estas zonas se podría congelar. Si lo hace en las tuberías, podrían romperse. Y arreglarlo suele costar mucho dinero
  3. También es recomendable drenar el agua varios centímetros por debajo del recolector de la piscina. Además, el invierno también es un buen momento para limpiar y/o desechar todos los químicos de la piscina que has utilizado esta temporada. Pero nunca debes guardar productos químicos para el año siguiente.
  4. Comprueba el nivel de agua en la piscina cada mes. Una fuga lenta en el revestimiento podría causar que la piscina pierda mucha agua. Si observáis que el nivel de agua cae, simplemente rellenadlo con una manguera y mantenedlo lo más alto posible para evitar daños en la cubierta, el revestimiento y las paredes.
  5. También es de mucha ayuda usar un producto de invierno con propiedades biocidas para retardar o prevenir el crecimiento de microorganismos. Los principios que seguimos en el verano también se aplican al invierno. Si podéis mantener el pH adecuado y un desinfectante en todo momento, el cuidado de la piscina se hará más fácil.

Deja un comentario