basicos escritorio despachos

Básicos para el escritorio de tu despacho

Todo despacho debe contar con una serie de utensilios básicos que no pueden faltar para el buen desarrollo del trabajo. Un ordenador, folios, sellos para empresas, calculadora, bolígrafos…

Si eres autónomo, si trabajas a distancia o lo haces desde casa, sea por el motivo que sea, hoy te traemos una serie de consejos para que sepas qué debes tener en tu mesa de despacho.

¿Cómo debe ser la mesa?

Para empezar, lo ideal es que se trate de una mesa amplia y robusta, donde puedas colocar materiales muy diversos sin que te sientas agobiado o con poco espacio. Debe caber bien un ordenador o, como mínimo, la pantalla y el teclado y, aun así, debe restar espacio más que suficiente para que puedas depositar algunas carpetas y otro tipo de materiales.

Sin embargo, lo ideal es que cuente con cajones en los que puedas guardar documentos, materiales para escribir, tus sellos de empresa, clips y otro tipo de artilugios de este estilo sin que tengan que ocupar espacio en tu mesa.

Además, tendrás que situarla de manera que reciba luz natural de la ventana. Lo ideal es que tú estés de frente a la misma, para evitar que la dicha luz refleje en tu monitor del ordenador, lo que te impediría ver la pantalla con claridad.

¿Qué debe haber en la mesa del despacho?

  • Un ordenador: O, como decíamos, la pantalla y el teclado.
  • Archivadores: Los que necesites utilizar más a menudo, puesto que te resultará más cómodo cogerlos cada día de la propia mesa que tener que abrir los cajones para ello. Sin embargo, guarda aquí los que no uses tan a menudo.
  • Material de oficina: Del mismo modo, puedes dejar en la mesa los materiales que más utilices, como bolígrafos negro, rojo y azul, o lápiz y goma, clips, la grapadora, el sello de la empresa…
  • Teléfono: Lo ideal es que no emplees tu propio teléfono para asuntos de trabajo. Por ello, puedes situar un teléfono para la empresa, sea un fijo o un móvil, en tu mesa de trabajo. De este modo, lo tendrás siempre a mano, ya sea para realizar una llamada o para recibirla.

No debería haber nada más en tu escritorio; lo demás, puede ir a los cajones. A no ser, claro está, que utilices algo con una gran frecuencia y quieras tenerlo siempre al alcance de la mano.

Deja un comentario